LA CAÍDA DE LA MONARQUÍA Y CAMBIOS POLÍTICOS.


La monarquía romana abarca desde la fundación de Roma (21 de abril del año 753 a. C.) hasta la caída de la realeza en el 509 a.C. Cuando el último rey, Tarquinio el Soberbio, fue expulsado y en su lugar se instauró la República Romana como forma de gobierno.
El patriciado organizó la nueva forma de gobierno de la República, dejando marginada a la plebe. Esta, irá consiguiendo una participación cada vez mayor. Tras el derrocamiento de la monarquía, el poder se distribuyó en tres partes: - Los magistrados (poder ejecutivo). - Los comicios (poder democrático).

Los cambios de letra hay que arreglarlos, faltan tildes e indicar las fuentes de don de se ha obtenido tanto textos como sobre todo imágenes



Organización Política de la República Romana.

Durante la República en Roma muchos funcionarios e instituciones propias del régimen monárquico, desaparecieron, pero otras se adaptaron para servir mejor al gobierno del pueblo. De este modo los organismos de gobierno fueron:
  1. Los Cónsules: Fueron en numero de dos, elegidos anualmente por la asamblea popular. Ejercieron casi los mismos poderes que le habían correspondido al Rey durante la Monarquía Romana, o sea la dirección suprema en paz y guerra, la consulta de los dioses, la convocatoria del Senado y de la Asamblea Popular, así como la administración de justicia. Los cónsules se controlaban mutuamente, siendo, por ello, difícil que uno usurpase el poder y se convirtiese en Tirano.

  2. El Senado: Que ya había funcionado en la Monarquía Romana, ahora, durante la República, no solo mantuvo su serie de atribuciones, sino que se afianzó definitivamente como un organismo consultivo que orientó y aconsejó el gobierno de Roma, dirigiendo el ordenamiento interior y la actuación en el exterior de la política romana.
  3. Las Asambleas: Reciben también el nombre de comicios y fueron de tres clases:
  • Asamblea Curial: Reunión de patricios que comprendían 30 curias, en cada una de las cuales se votaba por cabeza para obtener, así, la opinión de la mayoría.
  • Asamblea Centurial: Reunión de ciudadanos bajo sistema militar y agrupados de cien en cien, teniendo cada agrupación un voto.
  • Asamblea Tribal: Era la reunión de la plebe, pero agrupada en tribus. Sus acuerdos tenían fuerza de ley y se llamaban Plebiscitos.




Características de las instituciones republicanas:

    • Son electivas. Los cargos los eligen los ciudadanos entre varios candidatos.
    • Son temporales. Se nombraban por un período limitado.
    • Son colegiadas. Cada magistratura estaba dirigida por varias personas.
    • Siguen un escalafón, cursus honorum. La carrera política se iniciaba en las magistraturas menos importantes. Si se demostraba capacidad, y se contaba con apoyos económicos y políticos, intentaban ser elegidos para magistraturas de mayor rango.
  • No son remuneradas. Por lo tanto únicamente podían acceder a ellas las personas con altos ingresos

Principales magistraturas romanas.



En cuanto a las magistraturas de la república, encontramos que el sistema republicano es en gran medida producto de una larga evolución histórica que se remonta incluso en la época Monárquica, pero que no finaliza hasta bien avanzado ya el periodo republicano.
No todas las magistraturas tenían la misma duración ni se ejercía en igual número. Finalmente el ejercicio de todas ellas acabó siendo compartido por patricios y plebeyos, algunas magistraturas se mantuvieron como exclusivamente plebeyas y otras (patricio-plebeyas). Los magistrados más importantes de este sistema y sus respectivas funciones fueron las siguientes:

  • Cónsules: eran dos anuales, elegidos entre los comitia centuriata. Se trataba de la máxima magistratura de estado que acumulaba otras funciones como el poder de la convocatoria del Senado, o la elección de senadores o el gobierno de las primeras provincias.
  • Pretores: su número era variable, se trata de una magistratura cum imperio, a pesar de que los pretores acabaron restringiendo sus funciones al ámbito judicial y al gobierno de las provincias. A partir del 337 a.C. los plebeyos tuvieron acceso a esta magistratura.
  • Censores: dos cada cinco años, pero el ejercicio era generalmente de año y medio. Su función era revisar el censo de la ciudadanía y proponer la renovación de la lista de Senadores. Aunque la censura ocupaba un lugar muy elevado en la jerarquía de honores los plebeyos tuvieron acceso a ella desde 339 a.C., antes incluso que la pretura. Estos elegían generalmente a ex magistrados, con preferencia por los cargos más altos, por lo que los plebeyos quedaron durante algún tiempo fuera de dicha institución.Magistraturas romanas.JPG
  • Dictator: único magistrado individual durante el periodo republicano, de duración variable y como magistratura extraordinaria votada en situación de emergencia o especial peligro para la estabilidad del Estado. Como los cónsules, pretores y tribunos militares el dictator estaba investido de imperuium, pero su función no anulaba la de los otros magistrados. Aunque en teoría cualquier ciudadano podía aspirar a desempeñar este cargo excepcional, no se conoce ningún plebeyo que lo ocupara; las conocidas dictaduras de la República Tardía de Sila y César no fueron de hecho magistraturas, sino alternativas políticas al régimen republicano.
  • Decenviros: collegium de diez miembros, elegidos en situaciones determinadas (para redactar leyes, informar al senado), ejercían su función durante un plazo variable durante las circunstancias y actuaban conjuntamente como una especie de comisión integrada por ciudadanos patricios y plebeyos.
  • Cuestores: número variable pero de ejercicio anual, entendían al principio cuestiones penales pero muy pronto su función se restringió al control de los asuntos financieros del Estado; en el sistema republicano los fondos del Tesoro (aeriarum Saturni) eran administrados por el Senado.
  • Ediles (curules): dos, de duración anual, patricios exclusivamente, desde el 367 a.C. con idénticas funciones que los ediles plebeyos; su función era vigilar el orden público y vigilar el funcionamiento de los servicios cotidianos de la ciudad (mercados, baños y juegos).
  • Tribunos de la plebe: dos, tres, cinco o diez, según las épocas, se mantuvo en cambio como magistratura exclusivamente plebeya, de duración anual. Elegidos en concilia plebis, tenían función de proteger a los ciudadanos en cuanto individuos contra posibles abusos de otros ciudadanos o de los propios magistrados. Tenían derecho de veto (ius intercessionis)contra las decisiones de los cónsules, gozaban de inmunidad personal y eran exclusivamente plebeyos, de origen o de adopción, hasta el punto de que algunos patricios de la aristocracia romana tuvieron que renunciar a su condición social ordinaria para poder desempeñar esta magistratura.el-senado-en-la-republica-romana.jpg
  • Ediles (del la plebe): dos de duración anual, creados como magistratura paralela durante el conflicto patricio plebeyo; su función parece haber sido similar a la de los ediles curules, pero en asuntos que atañían principalmente a los plebeyos como cuestiones de comercio, relaciones laborales y formas de subsidio a la plebe.










Las campañas electorales.

Cuando un individuo quería presentarse a candidato para ocupar una magistratura, lo primero era presenciarse en persona ante el foro, donde presentaba de manera oficial su candidatura. Para que un candidato fuera admitido, éste debía ser un ciudadano romano, tener la edad mínima para desempeñar una magistratura a la que representaba y que no estuviera en un proceso judicial. El nombre del candidato era inscrito en la lista electoral, que era expuesta en los principales lugares de Roma, así como oralmente en cualquier asamblea. Quienes pedían el voto no eran los mismos candidatos, sino sus familiares, amigos, clientes, además de los grupos sociales que esperaban sacar provecho de su legislatura.

El fraude en las elecciones.


Se intentaba evitar a través de distintos medios. Estaba prohibido comprar el voto de la gente a través de regalos. En la ley de Urso, se especifica que quien tuviera intención de presentarse a una magistratura debía evitar durante dos años ofrecer banquetes públicos o dar dinero a los votantes. Y tampoco podía hacerlo nadie en su nombre. Al futuro candidato sólo se permitía invitar a comer a su mesa un máximo de nueve personas. El día de la votación, los candidatos debían garantizar mediante una hipoteca de sus bienes la buena administración de los fondos públicos. Una vez cubierto este trámite, se daba paso a la votación.



El Senado.

Era una institución política en la antigua República Romana, sin embargo, no era un órgano cuyos miembros fueran elegidos por el voto popular, sino uno cuyos miembros eran elegidos por los cónsules, y luego, por los censores. Después que un magistrado había cumplido su mandato, usualmente era nombrado en forma automática miembro del Senado. Controlaba el dinero, la administración, y los detalles de la política exterior, tenía el control sobre la vida del día a día. El poder y la autoridad del Senado se basaba en el precedente, la alta calidad y prestigio de los senadores, y el linaje ininterrumpido del Senado, que se remontaba a la fundación de la República en el año 509 a. C.

Los cónsules que eran los magistrados de mayor nivel, nombraban todos los nuevos senadores. También tenían el poder de sacar individuos del Senado.


El Senado era dirigido por los magistrados, especialmente los cónsules, en la gestión de conflictos militares. El Senado también tenía un enorme poder sobre el gobierno civil en Roma. Esto fue especialmente el caso con respecto a la gestión de finanzas estatales, ya que sólo el senado podía autorizar el desembolso de fondos públicos de la tesorería. Además, el Senado aprobó decretos llamados senatus consultum, que oficialmente eran un "consejo" del Senado a un magistrado.

Curia_Iulia.JPG


Los debates del Senado.


Las reuniones usualmente comenzaban al amanecer, aunque de vez en cuando ciertos eventos, como las fiestas, podían retrasar el comienzo de la reunión. Un magistrado que deseaba convocar al Senado tenía que emitir una orden obligatoria, un cogere, y los senadores podían ser castigados sí no se presentaban sin una causa razonable.

Las reuniones del Senado técnicamente eran públicas porque las puertas quedaban abiertas, lo que permitía que las personas entraran o vieran lo que acontecía en el interior. El Senado era dirigido por un magistrado presidente, quien usualmente era un Cónsul, que era el rango más alto del magistrado romano, o, sí el cónsul no estaba disponible, un pretor (el segundo rango más alto de magistrado). A finales de la República presidía otro tipo de magistrado, una tribuna de plebeyos.

El Senado tenía el poder de actuar por su cuenta, e incluso contra la voluntad del magistrado que presidía si así lo deseaba. El magistrado que preside cada reunión comenzaba con un discurso, que era breve, pero a veces era una alocución extensa. El magistrado que preside comenzaba el debate de un problema invitando a los senadores a analizar el tema, uno a la vez, por orden de antigüedad. El primero en hablar era usualmente el senador de rango más alto, el primer senador, que luego era seguido por excónsules, y luego por pretores y expretores. Esto continuaba hasta que los senadores más jóvenes hablaban. Los Senadores que habían desempeñado un cargo de magistrado en una oficina siempre hablaban antes de los que no lo habían sido, y sí un Patricio, un individuo de ascendencia aristocrática. tenía la misma antigüedad que un Plebeyo, un individuo sin ascendencia aristocrática, el patricio siempre tendría la palabra en primer lugar.