TEXTOS TEMA 1

How to travel cheaper last minute (TopTipsNews)Top 3 most beautiful cities in the world (TopTipsNews)Top 10 Business Schools worldwide (TopTipsNews)How to donate money to the right organization (TopTipsNews)Top 5 popular towns to visit in Europe (TopTipsNews)Top 5 tips to find a new job (TopTipsNews)Top Tips to choose your wife/husband (TopTipsNews)Top 10 successful lawyers ever (TopTipsNews)50% of the people worldwide pay too much for their gas (TopTipsNews)

Diceópolis(A)

Diceópolis es ateniense. Diceópolis no vive en Atenas sino en los campos. Pues es campesino..
Ciertamente cultiva la granja y trabaja en los campos. Es dura la vida. Pues la granja es pequeña, grande el trabajo.
Por lo tanto Diceópolis siempre trabaja y se queja muchas veces y dice: <<oh Zeus ,dura es la vida; pues infinito es el trabajo, pequeña la granja y no ofrece mucha cosecha.>>
Pero el hombre es fuerte y trabajador. Muchas veces se alegra. Pues es libre y autosuficiente. Ama su casa. Pues bonita es la granja y ofrece una cosecha no mucha pero suficiente.

Diceópolis(B)

Diceópolis trabaja en el campo. Pues cava su campo. El trabajo es grande y duro. Pues lleva las piedras fuera del campo. Levanta una piedra grande y la lleva hacia el montón.
Fuerte es el hombre, pero mucho tiempo trabaja y mucho se cansa. Pues el sol quema y lo agota. Se sienta bajo el árbol y descansa no mucho tiempo. Al poco se levanta a sí mismo y trabaja. Finalmente se oculta el sol. Ya no trabaja Diceópolis sino que camina hacia la casa.

La casa

La casa pequeña es, pero bonita. Ciertamente el hombre la casa ama. En el campo el trabajo es duro y Diceópolis mucho se cansa siempre. Pequeño pues es el campo, grande el trabajo. Cava pues el campo el hombre y trabaja mucho tiempo. En la casa descansa y ya no trabaja. En su casa Diceópolis está contento.

TEXTOS TEMA 2

Jantias (A)

Dicéopolis sale de la casa y llama a Jantias. Jantias es un esclavo, un hombre fuerte, pero perezoso. Pues no trabaja si no está presente Dicéopolis. Ahora duerme en la casa. Dicéopolis lo llama y dice: "¡Ven aquí, Jantias! ¿Por qué duermes? No seas tan perezoso, sino que corre". Jantias lentamente sale de la casa y dice: "¿Por qué eres tan duro, amo? Pues yo no soy perezoso, sino que ya corro". Dicéopolis dice: "¡Ven aquí y ayúdame! Coge el arado y llévalo hacia el campo. Pues yo guío los bueyes. Pero corre; pues pequeño es el campo pero grande el trabajo.

Jantias (B)

Diceópolis dirige los bueyes, Jantias camina detrás y lleva el arado. Al poco Diceópolis conduce los bueyes hacia el campo y mira hacia el esclavo. Jantias no está presente, pues camina lentamente. Diceópolis lo llama y dice: "Apresúrate, Jantias, y llévame el arado". Jantias dice: "Ya me apresuro, amo, ¿por qué eres tan duro?". Lleva lentamente el arado hacia él. Ciertamente Diceópolis lleva los bueyes bajo el yugo y arrastra el arado. Luego, mira al esclavo. Jantias no está presente pues duerme bajo el árbol.
Ciertamente Diceópolis lo llama y dice: "Ven aquí, desgraciado". No duermas, y ayudame. Pues coge la semilla y siembra aquí." El esclavo coge la semilla y lo sige, el amo invoca a Deméter y dice: "Sé propicia, Deméter, y multiplica la semilla". Entonces coge una vara y golpea a los bueyes y dice: "Apresuraos, bueyes. Arrastrad el arado y arad el campo".

TEXTOS TEMA 3

La labranza (A)

Diceópolis guía los bueyes, los bueyes arrastran el arado, Jantias siembra las semillas. Pero mira, están quietos los bueyes y ya no arrastran el arado. Diceópolis llama a los bueyes <<Corred, bueyes>> dice. <<No os paréis>>. Los bueyes todavía están quietos. Ciertamente, Diceópolis dice <<¿Por qué estáis quietos, bueyes?>> y mira hacia el arado y he aquí, una piedra lo bloquea. Diceópolis coge la piedra pero no la levanta. Pues grande es. Llama al esclavo y dice <<Ven aquí, Jantias>> <<Y ayúdame. Pues la piedra grande bloquea el arado y los bueyes están parados.>>
Lentamente Jantias se acerca pero no ayuda. Mira hacia la piedra y dice << La piedra es grande, amo. Mira, no es posible levantarla>>. Diceópolis dice <<No seas vago, sino que ayúdame. Pues es posible levantar la piedra>>. El amo y el esclavo levantan la piedra juantamente y la llevan fuera del campo. Mientras la llevan, Jantias tropieza y suelta la piedra, la piedra cae hacia el pie de Diceópolis. Diceópolis se queja y dice <<Oh Zeus. Ay mi pie. Toma la piedra, estúpido, y levántala y no seas idiota>> Jantias dice << ¿Por qué eres tan duro, amo?. Pues no soy el culpable. Pues es grande la piedra y no es posible llevarla.>> Diceópolis dice <<No digas sandeces inútil, sino que levanta la piedra y sácala del campo>>. De nuevo levantan la piedra y con dificultad la sacan del campo. Luego Diceópolis guía los bueyes, los bueyes ya no están quietos, sino que arrastran el arado.

La labranza (B)

Mientras tanto se acerca Filipo, Filipos es el hijo de Diceópolis, el hijo mayor y varón, lleva la cena hacia el padre. Cuando llegan hacia el campo, llama a su padre y dice: "Ven aquí, padre, mira, llevo la comida. Ya no trabajes, sino que siéntate y cena."
Ciertamente el padre deja el arado y llama al esclavo. Se sientan a la vez y comen. Después de la cena Diceópolis dice: "Estate quieto, hijo" dice "y ayúdame. Coge la semilla y siémbrala. Tú, Jantias, cava las piedras y sácalas del campo. Muchas pues son las piedras y con dificultad es posible arar." Jantias dice: "Pero no es posible sacar tantas piedras" Diceópolis dice: "No digas tonterías,Jantias, sino que trabaja". Trabajan el padre,el hijo y el esclavo. Finalmente se pone el sol, los hombres ya no trabajan sino que sueltan los bueyes, dejan el arado en el campo y hacia su casa caminan lentamente.

TEXTOS TEMA 4

En la fuente (A)

Durante el invierno Filipo y Diceópolis trabajan en los campos. Filipo guarda las ovejas, pues las ovejas están en el corral. Ciertamente cada día Filipo las ordeña y les ofrece el pasto. Diceópolis prensa las aceitunas y elabora aceite. Finalmente Diceópolis se cansa mucho y no desea trabajar. La mujer llama al hombre y dice:"Levántate , oh esposo, pues el sol sale, el esclavo ya conduce los bueyes hacia el campo, yo y la hija tenemos en mente caminar hacia la fuente. Levántate pues es oportuno caminar hacia el campo". Diceópolis se cansa mucho y no desea levantarse. Dice: "No seas dura, oh esposa; pues me canso mucho y quiero descansar". La mujer dice:"Todavía no es posible descansar. Es momento de trabajar. Levántate, vago".
Diceópolis se levanta con dificultad y camina hacia el campo. Mirrina y Melitta hacia la fuente caminan (Melitta es la hija, muchacha muy bella). Ciertamente la madre y la hija lentamente caminan, pues llevan los cántaros, grandes son los cántaros de tal modo que no es posible apresurarse.
Mirrina y Melitta hacia la fuente se apresuran y atraviesan la aldea. La aldea no es grande. Mirrina y Melita el camino no desconocen.
Ya muchos hombres están en los caminos , pues los campesinos desde la aldea hacia los campos se dirigen con los esclavos. En la aldea solo los niños y las mujeres permanecen. Las casas, las de la aldea, no son grandes, suficiente para los campesinos. Por esto los campesinos las casas aman, y mucho se alegran cuando después del trabajo desde los campos a casa regresan.
Ahora los agricultores y los niños salen de las casas; unos corren hacia los campos, otros con los demás compañeros juegan en el camino. En las casas las mujeres permanecen y hacen las tareas en cada casa. Otras mujeres con los esclavos corren hacia la fuente, como Mirrina y Melitta.
Mirrina y Melitta atraviesan la plaza.
La plaza no es grande, como las plazas de las ciudades, pero sin embargo es hermosa, y siempre llena de hombres. Cada día los hombres durante mucho tiempo en la hermosa plaza hablan unos con otros. Finalmente se van de la plaza, y caminan hacia sus casas.
Cuando Mirrina y Melita se acercan a la fuente, mira, otras mujeres ya están presentes y llenan los cántaros. Mirrina llama a las mujeres y dice: "¡Hola, amigas! ¿Acaso llenáis ya los cántaros?". Ellas responden: "Hola también tú. Sí, estamos llenando ya los cántaros. Pues desde esta mañana temprano estamos. Pero ven aquí rápidamente y escucha; pues llega un mensajero desde la ciudad. Dice que los atenienses celebran un festival. Nosotras tenemos en mente caminar hacia la ciudad, pues los coros deseamos observar y las celebraciones. ¿Qieres también tú ver el festival?"

En la fuente (B)
Mirrina "¿Qué decís, hijas?; ¿Acaso en verdad los atenienses hacen el festival?; yo deseo mucho contemplarlo. Tú, Melita, ¿Acaso deseas también contemplarlo? Pero no es posible. Duro pues es el hombre. Siempre pues trabaja y rara vez desea dirigirse hacia la ciudad".
Melita: "Pero padre no es muy duro. Fácil pues es persuadirlo". Mirrina: "No digas tonterías sino que llena el cántaro rápidamente. Es el momento de volver a casa".
La madre y la muchacha llenan rápidamente los cántaros y caminan hacia casa. El el camino tropieza Melita y suelta el cántaro hacia la tierra y lo rompe. Se lamenta y dice: "Ay de mí! Yo no soy la culpable; pues es grande el cántaro y no es posible llevarlo". La madre: "¿Qué dices, muchacha? No digas tonterías sino que apresúrate a casa y lleva otro cántaro".
Melita se apresura a casa, Mirrina camina lentamente. Pues grande es el cántaro y no desea soltarlo.

TEMA 5

El lobo (A)

Mientras que están ausentes Mirrina y Melita, el abuelo trabaja en el huerto, el niño y Argos caminan hacia el corral. Argos es un perro grande y fuerte. La casa guarda y el ganado. Mientras que caminan el niño y el perro hacia arriba del camino, Filipo la liebre ve en el campo. Desata al perro y dice: <<ve, Argos>> <<Persigue>>. Argos ladra y persigue a la liebre, la liebre huye hacia la montaña. Rápidamente corren de modo que al poco tiempo no es posible ver ni al perro ni a la liebre.
Filipo corre detrás de ellos y grita: <<ven aquí, Argos.>> << Regresa, perro estúpido>> . Pero todavía persigue el perro. Filipo corre hacia lo alto de la montaña pero no ve al perro. Mucho grita y llama, pero no escucha Argos. Finalmente se desanima el niño y baja de la montaña.
Cuando se acerca al huerto, lo ve el abuelo y dice <<¿qué haces, niño?>> << ¿de dónde llegas y dónde está Argos?>>. Filipo << desde el corral llego, abuelo. Argos está en algún lugar de los montes, pues persigue una liebre>> Abuelo << ven ya, niño. ¿Por qué no lo buscas tú? No seas tan vago>> Filipo << vago no soy, abuelo, ni culpable yo. Mucho grito y llamo, pero no escucha el perro>> Abuelo dice << ven aquí, niño>>. Así dice y el bastón coge y corre hacia el camino juntamente con el niño.

El lobo (B)

Cuando al corral se acercan Filipo y el abuelo, mucho ruido escuchan. Pues Argos ladra fuertemente, y el rebaño mucho alboroto hace. Corren. Pues quieren saber qué sufre el rebaño. Primero está presente el niño y !mira!, "Argos permanece al lado del camino y fuertemente ladra, baja desde la montaña hacia el corral un gran lobo. Filipo grita mucho y coge piedras y se las lanza al lobo. Argos se abalanza sobre él y le ataca ferozmente de manera que el lobo se da la vuelta y sale huyendo. Lo persigue el perro, y Filipo corre tras él.
El abuelo ya llega a la cima de la montaña y al lobo ve y grita <<Ven aquí, Filipo>>. No lo persigas sino que regresa>>.Ahora Argos coge al lobo con los dientes y lo retiene, Filipo ya está presente y coge el cuchillo y hiere al lobo.Él se agita y cae de lo alto hacia el suelo.
Entonces se acerca el abuelo y ve al lobo tumbado sobre el suelo. Se asombra y dice <<Muy bien, niño>>. <<Eres muy valiente. Pues el lobo es grande y feroz>>. Tú,Argos, eres un perro bueno, pues el rebaño vigilas. Filipo, ahora corre a casa. Pues la madre sin duda desea conocer dónde estás y qué padeces.
Cuando se acercan a la casa, ven a la madre. El abuelo corre hacia ésta y dice todo, ella dice <<¿Dices la verdad?>><<Muy bien, niño. Eres muy valiente. Pero mira, Melita se acerca desde la fuente." Ven aquí, Melita, y escucha. Pues Filipo mató al lobo>>. El abuelo dice todo de nuevo, Melita se asombra muchísimo y dice que Argos y Filipo son muy valientes y fuertes.
Después la madre <<ahora ven aquí, amiga>>, dice, <<y siéntate con nosotros bajo el árbol. Pues estás muy cansado. Tú, Melita, siéntate también. Escuchad. Pues yo quiero contaros una bonita historia>>.
El abuelo descansa, pues está muy cansado. Los niños se sientan bajo el árbol y escuchan. Pues desean escuchar la historia.

TEMA 6

La historia(A)

Minos vive en Creta. Es el rey de la isla. Y en la casa de Minos hay un laberinto. Allí vive el Minotauro,bestia terrible, mitad hombre, mitad toro. El Minotauro come hombres. Minos obliga a los atenienses a enviar a 7 jóvenes y a 7 doncellas a Creta cada año y los ofrece de comer al Minotauro.
En Atenas reina Egeo. Él tiene un hijo de nombre Teseo. Tan pronto como llega a adulto, siente pena por sus compañeros y quiere ayudarlos. Se acerca a su padre y dice<<Querido padre, siento pena por los compañeros y quiero salvarlos. Envíame con los compañeros hacia Creta>>. Egeo teme muchísimo pero igualmente lo obedece.
Teseo embarca a la nave con los compañeros y navega hacia Creta. Cuando llegan a la isla, el rey y la reina y la hija de ellos, Ariadna de nombre, los recibe y llevan hacia Knosos ( pues así llaman a la ciudad de Minos) y los encierran en una celda.
Ariadna, tan pronto como ve a Teseo, se enamora de él y quiere salvarlo. Cuando la noche ocurre, se apresura hacia la celda y llama a Teseo y dice <<Calla,Teseo. Yo, Ariadna, estoy presente. Estoy enamorada de ti y quiero salvarte. Mira, pues te ofrezco esta espada y esta cuerda. No temas sino que entra valientemente dentro del laberinto y mata al Minotauro. Después huye con tus compañeros y apresúrate a la nave. Yo tengo en mente permanecer junto a la nave. Pues quiero desde Creta huir y contigo navegar hacia Atenas>>. Así dice y rápidamente vuelve a la ciudad. Teseo mucho se asombra, coge la espada y permanece el día.

La historia (B)

Cuando llega el día, Minos va a la celda y llama a Teseo y a los compañeros y los conduce hacia el laberinto. Cuando llegan, los esclavos abren las puertas y a los Atenienses guían. Luego cierran las puertas y huyen. Así al Minotauro ofrecen comida external image arrow-10x10.png muchos días. Los compañeros tienen muchísimo miedo. Teseo dice <<No os asustéis. Pues yo os salvaré. Acompañadme valientemente>>. Así dice y los lleva al laberinto.
Teseo tiene en la izquierda el hilo, en la derecha la espada, y se acerca a la oscuridad. Los compañeros tienen muchísimo miedo pero del mismo modo lo siguen. Pues los tiene la necesidad. Ciertamente caminan por el gran camino y muchas veces dan la vuelta , escuchan muchas veces ruidos terribles. Pues el Minotauro los sigue a ellos en la oscuridad y muge terriblemente. Entonces escuchan el ruido de los pies y sienten los resoplidos de la fiera, y mira, en el camino está el Minotauro. Terriblemente muge y sobre Teseo se abalanza. Teseo no tiene mucho miedo sino que valientemente lucha. Pues con la izquierda coge la cabeza de la fiera, con la derecha golpea el pecho. El Minotauro grita terriblemente y cae hacia la tierra. Los compañeros, cuando ven a la fiera tendida sobre la tierra, se alegran y dicen <<Oh Teseo, qué valiente eres. Cuánto te admiramos y honramos. Pero external image arrow-10x10.png sálvanos a nosotros del laberinto y llévanos a las puertas. El camino es grande y mucha es la oscuridad. Ignoramos el camino>>.
Teseo no tiene miedo sino que coge el hilo.- Pues así conoce el camino- y guía a los compañeros hacia las puertas. Cuando llegan. golpean la cerradura y permanecen allí.
Pues todavía es día. Cuando la noche llega, salen del laberinto y corren hacia la nave. Allí ven a Ariadna. Permanece junto a la nave. Rápidamente embarcan y navegan hacia Atenas. De este modo Teseo golpea al Minotauro y salva a los compañeros hacia Atenas.
Así termina la historia Mirrina, Melita dice <<¿Y Ariadna? ¿Se alegra? Acaso Teseo la ama a ella?>> Mirrina <<De ningún modo. Ariadna no se alegra ni Teseo la quiere>>. Melita <<¿Por qué Teseo no la ama? ¿Qué pasa?>>. La madre <<Aquella historia no quiero decirte external image arrow-10x10.png al menos>>.

TEXTOS TEMA 7

EL CÍCLOPE(A)

Al acabar la historia Mirrina, Melita dice: Qué bonita es la historia. Cuéntanos alguna otra historia, oh madre.´´ Mirrina dice: No. De ningún modo. Pues ahora tengo en mente la comida preparar.´´ Melita llora, Filipo dice: ``No llores, oh Melita. Pues yo la historia bonita a ti quiero contar acerca de un hombre con muchas formas, por nombre Odiseo"
Odiseo hacia Troya navega con Agamenón y los aqueos. Durante 10 años alrededor de Troya luchan. Finalmente conquistan la ciudad. Odiseo a los compañeros ordena que entren a la nave y desde Troya a casa navegan. En el camino muchas cosas y terribles sufren. Muchas veces sufren tempestades y van hacia otros peligros muy grandes.
Navegan entonces hacia una pequeña isla, salen de los barcos y hacen la cena en la orilla. Hay cerca otra isla. Ven humo y escuchan el balido del ganado y las cabras. Al día siguiente Odiseo ordena a los compañeros subir a la nave. Pues quiere navegar hacia la isla y conocer quiénes viven allí.
Al poco tiempo llegan a la isla. Cerca del mar, ven una cueva grande y mucho ganado y muchas cabras. Odiseo a los compañeros dice: Vosotros permaneced junto a la nave. Pues yo tengo en mente hacia la cueva entrar.´´ Doce de los compañeros ordena que lo sigan. Los otros junto a la nave permanecen. Cuando hacia la cueva llegan, ningún hombre encuentran dentro. Los compañeros dicen: Oh, Odiseo, ningún hombre hay dentro. Guía al rebaño y las cabras hacia la nave y embarca lo más rápidamente posible.
Odiseo no quiere hacer esto, pues quiere conocer quién habita en la cueva. Los compañeros mucho temen.A Odiseo del mismo modo convencen y permanecen en la cueva.

EL CÍCLOPE(B)
Al poco tiempo un ruido muy grande escuchan y entra el temible gigante. Pues temido es. Un ojo en medio de la frente hay. Odiseo y los compañeros muchísimo se asustan y hacia la esquina de la cueva huyen. El gigante, en primer lugar, guía las cabras hacia la cueva, cuando todos dentro están, una piedra grandísima levanta y hacia la entrada de la cueva lleva. Entonces, en primer lugar las cabras ordeña. Después fuego hace. Así a Odiseo y a los compañeros ve y <<Oh extranjeros, quiénes sois y de dónde venís navegando?>> grita. Odiseo <<nosotros aqueos somos>> dice <<y desde Troya a casa navegamos. La tempestad a nosotros nos trae aquí>>.
El cíclope nada responde pero se abalanza sobre los aqueos. De los compañeros a dos coge y los lanza hacia la tierra. El cerebro sale y empapa la tierra. Melita <<para,Filipo>> dice << Para, pues temida es la historia. Pero dime a mi ¿cómo huye Odiseo? ¿Acaso a todos los compañeros mata el cíclope?.
Filipo dice << De ninguna manera. No a todos mata el cíclope. Pues Odiseo es un hombre astuto. Mucho vino en primer lugar ofrece al cíclope, de modo que al poco tiempo mucho se emborracha. Cuando se duerme el cíclope, Odiseo encuentra un palo grandísimo y ordena a los compañeros quemarlo en el fuego. Cuando empieza el palo arder, lo levanta Odiseo del fuego y lo dirige al único ojo del cíclope.
Él salta y grita terriblemente. Odiseo y los compañeros hacia la esquina de la cueva huyen. El cíclope no puede verlos a ellos. Pues ciego esta>>.
Melita << Qué sabio es Odiseo. Pero ¿cómo salen de la cueva?>>.
Filipo<< Al día siguiente, tan pronto como sale el sol, el cíclope la piedra mueve desde la entrada de la cueva y todas las ovejas y las cabras saca. Odiseo a sus compañeros esconde bajo las ovejas. Así el cíclope saca a los aqueos junto con las ovejas, ellos las ovejas hacia la nave dirigen y zarpan>>.

TEXTOS TEMA 8.

HACIA LA ALDEA (A)

En esto Diceópolis y el esclavo trabajan en el campo. Cuando la tarde llega, desatan los bueyes y hacia casa marchan. En casa Mirrina y la hija hilan el peplo. Mientras hilan, hablan unas con otras.
Al poco tiempo la madre ve al marido entrando al patio. Para de trabajar y corre hacia la puerta y dice: "Hola marido. Ven aquí y escucha. Pues Filipo y Argos han matado al lobo." Este: ¿Dices tú la verdad? Cuéntame lo que sucedió." Mirrina todo explica, él se asombra y dice: Muy bien, el niño es valiente y duro. Pero dime a mi, ¿dónde está? Quiero pues honrar al matalobos." Y tiene en mente buscar al niño. Mirrina dice: "Pero permanece, oh amigo, y escucha de nuevo. Pues un mensajero llega desde la ciudad, dice que los atenienses hacen un festival a Dioniso. ¿Quieres que yo y tus hijos vayamos al festival?´´. Él: ``Pero no posible es, oh mujer. Es necesario trabajar. El hambre llega al hombre vago, según dice el poeta: Desde los trabajos los hombres llegan a ser ricos y poderosos."
Mirrina: "Pero del mismo modo llévanos hacia allí, querido marido. Pues rara vez vamos a la ciudad y todos marchan." Él: "Pero imposible, pues el esclavo es vago,cada vez que estoy ausente deja de trabajar."
Melita: ``Pero no seas duro padre, sino que compréndenos. ¿Acaso tú no quieres ver también el festival y honrar al Dios? Pues Dioniso nos cuida las parras. Y a Filipo ¿ no quieres honrar al niño porque ha matado al lobo? Quiere contemplar las competiciones y los coros. Llévanos a todos nosotros hacia la ciudad."
Diceópolis: `"¡Sea! puesto que así queréis. Pero digo a vosotras que el hambre nos va a llegar. Pero yo mismo no soy responsable."

HACIA LA ALDEA (B)

Al día siguiente tan pronto como llega el día, se despierta Mirrina y al marido despierta y dice, <<Levántate, marido>><<Pues no es posible todavía dormir, pues es el momento oportuno de dirigirse hacia la ciudad>> El marido se levanta y en primer lugar a Jantías llama y le ordena que él no sea vago y no pare de trabajar. Mientras tanto Mirrina lleva el grano y al abuelo despierta y a los niños.
Después Diceopolis hacia el corral entra y a los demás guía hacia el altar. Haciendo una libación, a Zeus ruega que salve a todos hacia la ciudad marchando. Finalmente el mulo saca, el abuelo sube a él. Así marcha hacia la ciudad.
Largo es el camino y difícil. Al poco tiempo Mirrina se cansa y quiere sentarse. Se cansa la mula también y no quiere avanzar. Se sienta junto al camino y descansa. Al poco tiempo Diceopolis dice: "Es el momento oportuno de marchar. Ánimo mujeres. Pues grande el camino y duro al principio es. Cuando llegas a la cima, según dice el poeta, fácil sucede después.
Avanza por encima de la montaña y luego llegan a la cima. Ven Atenas situado abajo. Filipo viendo la ciudad, dice <<!vaya¡>><<Qué bonita es la ciudad. ¿Véis también la Acrópolis?>>. Melita: "La veo. Veis el Partenón?" Qué bonito es y grande". Filipo <<Pero apresurate, abuelo, pues bajamos hacia la ciudad>>.
Rápidamente bajan y habiendo llegado hacia las puertas atan la mula a un árbol y se van. En la ciudad a muchos hombres ven que caminan en los caminos. Pues los hombres, mujeres, jóvenes, niños, ciudadanos y extranjeros se apresuran hacia la plaza. Mirrina, temiendo por los niños, dice <<ven aquí Filipo>><<Y cógeme de la mano. Tú, digo a Melita, no me dejes sino sigue junto a mí. Pues tantos son los hombres que temo por tí.>>


TEMA 9

LA FIESTA (A)


Así marchando llegan a la plaza. Allí tanta es la muchedumbre que con dificultad hacía la Acrópolis se acercan. Finalmente, a Diceópolis siguiendo, llegan hacia un pórtico y sentados observan a los hombres corriendo y gritando y haciendo alboroto.
Ya muy hambrientos están los niños. Filipo a un vendedor ve en la muchedumbre abriéndose paso a empujones y la comida gritando. Al padre llama y 'Oh amado abuelo' dice, 'Mira, un vendedor se acerca, ¿no quieres comida comprar? Pues mucha hambre tenemos'. Diceópolis al vendedor llama y compra comida. Así en el pórtico se sientan comiendo la comida y el vino bebiendo.
Después de la comida, Diceópolis: <<¡vamos!>>, dice. <<¿No queréis hacía la Acrópolis subir y el templo contemplar?. El abuelo mucho se cansa y no quiere subir, los demás lo abandonan sentado en el pórtico y por la muchedumbre abriéndose paso hacía la Acrópolis suben.
Cuando a la cima de la Acrópolis llegan y atraviesan los propileos, el templo del Partenón ven enfrente y la estatua de Atenea, que es grandísima, armada y llevando una lanza en la derecha. Mucho tiempo descansan los niños al dios viendo, finalmente Diceópolis: <<¡vamos!>> dice. <<¿El templo no queréis mirar?>>. Y a ellos guía rápidamente
Grandísimo es el templo y hermosísimo. Mucho tiempo contemplan la estatua, que embellece todo. Las puertas están abiertas. Suben los niños y entran. Todo en el interior oscuro está, pero enfrente ven con dificultad la estatua de Atenea, muy bonito trabajo de Fidias. La diosa brilla por el oro, llevando la victoria en la derecha y en la izquierda un escudo. Al mismo tiempo temen los niños observando y se alegran. Filipo se acerca y levantando las manos a la Diosa ruega. <<'Oh Virgen Atenea, hija de Zeus, protectora de la ciudad, sé benévola y escúchame a mi rogando. Salva a la ciudad y salva a nosotros de todos los peligros>>. Entonces hacia Melita regresa y sale con ella del templo.
Mucho tiempo a los niños buscan, finalmente los encuentran detrás del templo observando el altar de Dioniso. Diceópolis: <<'Mirad oh niños'>> dice, << Ya se reúnen los hombres hacia al altar. Es oportuno bajar y buscar al abuelo. >>
Bajan y corren hacía el pórtico. Allí encuentran al abuelo estando enfadado: <<'oh hijo'>> dice, <<¿Qué haces?, ¿Por qué me dejas tanto tiempo?, ¿Por qué la procesión no contemplamos?>>, Diceópolis:<< 'Ánimo, abuelo!>> dice, << Pues ahora hacia el altar de Dioniso marchamos. Al poco tiempo pues empieza la procesión, ¡vamos!>> > Así dice y a ellos guía hacia el altar.

LA FIESTA (B).


Ya es por la tarde. Al poco tiempo se callan todos los hombres. Pues el mensajero se acerca y gritando, ''callad, oh ciudadanos'' dice. ''Pues la procesión se acerca. Salid fuera del camino.'' Todos están fuera y esperan la procesión.
Entonces ven la procesión acercándose. Los mensajeros guían. Después caminan bellísimas virgenes llevando cestas llenas de racimos. Siguen a ellas muchos ciudadanos llevando sacos de vino y muchos metecos llevando bandejas. Después se acerca de Dioniso el sacerdote y junto a él los mejores jóvenes llevando la estatua de Dioniso. Los últimos, lo esclavos, marchan llevando la víctima.
Todos felices a la procesión siguen hacia el altar del Dios. Cuando llegan, el sacerdote y los jóvenes llevan la estatua del Dios hacia el templo, los esclavos conducen las víctimas hacia el altar. Entonces el heraldo al pueblo anunciando ''escuchadme, oh ciudadanos'' dice. Toda la gente se calla y permanece tranquila.
El sacerdote las manos hacia el cielo levantando, ''señor Dionisio'' dice ''escúchame a mí suplicando''. Estruendoso, el sacrificio recibe y sé benevolente con el pueblo. Pues tú siendo favorable salvas y aumentas los racimos de uva para ofrecernos el vino.
Todos los presentes gritan: ''Eleleu, iou, iou, Estruendoso, siendo favorable los racimos de uva aumenta y ofrécenos el vino.'' Luego el sacerdote corta la victima; los ayudantes estando preparados la cogen y la cortan. Una parte al Dios se la ofrecen en el altar dejándola, la otra a los presentes reparten. Cuando todo esta preparado, el sacerdote reparte el vino y al Dios ruega. Entonces todos el vino beben y la carne comen contentos por la comida.
Media noche ahora es, muchos de los presentes bailan estando borrachos. Mirrina, temiendo por los niños, ''vamos, hombre'' dice ''el abuelo mucho se cansa. Es momento de volver hacia las puertas y descansar.'' El abuelo ''¿Qué dices?'' dice, ''yo no me canso. Quiero bailar''. Diceópolis: ''Eres viejo abuelo'' dice ''no te conviene bailar. Vamos''. Así dice y los guía hacia las puertas. Cuando llegan, la mula encuentran y todos duermen en el suelo.


TEMA 10

LA DESDICHA (A)


Por la mañana, tan pronto como sale el Sol, Diceópolis a la mujer, al abuelo y a los niños despierta y los lleva al teatro de Dioniso. Temprano llegan pero ya muchísimos hombres el teatro llenan. El abuelo se queja y dice: "Feu ! feu! Todo el teatro está lleno. ¿Dónde es posible sentarse?". Diceópolis:"¡Alégrate,abuelo!" y los guía hacía arriba y encuentra un asiento en la cima del teatro.
Tan pronto como se sientan , el trompetista se acerca y toca a los ciudadanos, ordenando callar a los ciudadanos. Después el sacerdote de Dioniso se acerca al altar y hace una libación, al Dios rezando:"Oh señor Dioniso, recibe benévolamente la libación y mira alegre los coros"
Entonces el primer baile se acerca hacia la orquesta cantando los trabajos de Dioniso, Melita se asombra mirando y escuchando se alegra. Pues así hermosamente baila el coro. Cinco coros de niños y cinco coros de hombres en orden bailan y todos bailan muy bien. Cunado para el décimo coro, los vencedores reciben las coronas y todos los presentes salen del teatro.

LA DESDICHA (B)


Ya mediodía es, Diceópolis quiere hacia la granja dirigirse. "¡Vamos! " dice, " es el momento oportuno hacia casa apresurarse pues es necesario que nosotros antes de la noche hacia allí vayamos". Mirrina : "Pero querido marido, ¿no quieres ver las tragedias? ¿No es posible para nosotros volver mañana?". Diceópolis dice: " En absoluto" "sino que es necesario que nosotros marchemos inmediatamente. Pues ya mucho tiempo desde la granja estamos ausentes y Jantías seguramente nada trabaja. Los bueyes tienen hambre, el ganado huye, la casa se quema probablemente.¡vamos¡
Es necesario que nosotros corramos."
Así dice y rápidamente los guía hacia las puertas. Mientras corren por el camino, Filipo ve a ciertos jóvenes en el camino peleándose, pues mucho vino han bebido y están borrachos. Permanece Filipo viendo la pelea, finalmente los demás jóvenes tiran a uno y no paran de herirlo. Filipo temiendo por él se acerca y dice : " Parad, no lo hiráis, hombres" " pues matáis al desgraciado". Uno de los jóvenes ferozmente gritando a Filipo se acerca y dice: " ¿Quién eres?""¿Así te metes en asuntos ajenos?" Y lo hiere. Él hacia el suelo cae e inmóvil permanece.
Los niños escuchando los gritos corren hacia el niño y lo ven tendido sobre el suelo. Lo levantan, él todavía permanece inmóvil. Melita dice : " Oh Zeus" " ¿Entonces qué sufre el desdichado? " La madre:"Llevádlo hacia la fuente " Lo llevan hacia la fuente y echan agua a su cabeza. Al poco tiempo se mueve y respira. Lo levanta y a la madre escucha diciendo. Mirando hacia ella dice : "¿Dónde estás tu madre?" "¿Por qué está oscuro?"
La madre: " Pero no está oscuro niño, mira aquí". Pero nada ve el niño, pues ciego está.


TEMA 11

EL MÉDICO (A)


Mirrina, cuando supo que está ciego el niño, llorando al marido,"Oh Zeus", dijo: "¿Qué es necesario que nosotros hagamos? A los dioses suplica que nos ayuden".Diceópolis dijo: ¿Pero es necesario que llevemos el niño a un médico? dijo. Pero ya llega la tarde. Ahora es necesario apresurarse hacia la casa del hermano y pedir que nos reciba. Mañana es necesario buscar a un médico.
Lentamente guiando al niño camina hacia la casa del hermano. Cuando llegaron, Diceópolis llamó a la puerta. El hermano, habiendo ido hacia la puerta y habiendo visto a Diceópolis dijo: "Hola hermano, ¿Cómo estás?, Mirrina, hola a tí también. Pero decidme a mí ¿Qué padeces?¿Por qué no volvéis hacia los campos y todavía permanecéis en la ciudad? La tarde ya llega,>. Diceópolis <<Yo estoy bien, el niño, vaya, pues ciego se ha quedado, nada ve. Estamos aquí pidiendo que tú nos recibas. El hermano, habiendo visto que el niño está ciego, dijo: <<Oh Zeus>><<¿Entonces que sufrió el niño? Venid y decidme a mí que sucedió>>.
Así habiendo dicho los llevó dentro a la casa; ellos todo lo sucedido dijeron a él. Él llamando a la mujer dijo: <<Ven aquí>>.<<Están presentes Diceópolis y Mirrina. Filipo sufrió algo terrible. Pues ciego se ha quedado. Condúcelo a él y a las mujeres hacia el gineceo. Tú, hermano, ven aquí>>.Diceópolis y el hermano, habiendo ido hacia el andrón, mucho hablan examinando que es necesario hacer. Finalmente el hermano dijo <<basta de hablar>><<Yo a un sabio médico he conocido y mañana, si te parece, os acompañaré a él>>. Ahora - pues tarde es - es necesario que nosotros descansemos.

EL MÉDICO (B)


Al dia siguiente tan pronto como llegó el día las mujeres en la casa habiendo dejado Diceópolis y el hermano a Filipo hacia el camino condujeron. De la mano del padre fue cogido, pero igualmente hacia las piedras tropezando hacia la tierra cayó. El padre lo levanta y lleva. De este modo marchando al poco tiempo llegaron hacia la casa del médico. El hermano <vaya> dijo < a la casa del médico hemos llegado. Ven aquí y golpea la puerta.> Habiendo dicho esto el hermano hacia casa se dirigió.
Diceópolis, habiéndose acercado golpeó la puerta pero nadie vino. Entonces cuando llamó de nuevo, un esclavo habiendo salido <vete a los cuervos> dijo < ¿Quién siendo tú golpeas la puerta? > Diceópolis <Pero, !amigo mio¡, yo soy Diceópolis; acompaño al niño hacia tu amo, pues ciego se ha quedado.> El esclavo <Pero no tiene tiempo libre>. Diceópolis <Pero de cualquier modo llámalo; pues el niño sufrió cosas terribles, pero permanece, amigo.> Y así habiendo dicho dos monedas al esclavo ofreció. <Permaneced entonces. Pues yo al amo llamo por si quiere a vosotros acoger.
El padre y el niño un poco tiempo permanecen junto a la puerta. Después habiendo salido el esclavo dijo <entrad. Pues el amo quiere a vosotros recibir.> El padre acompañando al niño miró al médico sentado en la sala. Habiéndose acercado dijo <Hola. Yo soy Diceópolis Colidas acompaño junto a ti a mi hijo, pues cosas terribles sufrió. Ciego se ha quedado>. El médico <Aquí ven, niño. ¿Qué sufriste? ¿Cómo te has quedado ciego? Diceópolis todo contó al médico, él los ojos del niño examina mucho tiempo. Finalmente <Yo no lo puedo ayudar. Pues nada enferman los ojos; no pueden ayudar los hombres pero todo es posible para los dioses es necesario que tú acompañes al niño hacia Epidauro y rueges a Asclepio por si acaso lo quiere curar.> Diceopolis <Dios mio, Cómo es posible para mí que soy pobre ir a Epidauro?.> El médico <Es tu problema hombre> dijo <Adiós>.
Diceópolis muy apenado camina hacia la puerta y al niño hacia casa guía. Habiendo llegado todo lo sucedido al hermano contó. Mirrina, habiéndolo entendido todo <Así sea no podemos luchar por necesidad. Es necesario que tú acompañes al niño hacia Epidauro.> Diceópolis < Pero cómo es posible para mí mujer> dijo <el niño hacia allí llevar> Pues es necesario por mar ir, pues no puede a pie el niño ir siendo ciego. Cómo es posible pagar el alquiler al capitán. Pues no tengo dinero.>
El hermano <no te preocupes, amigo> dijo. Y habiendo ido hacia el cofre cinco dragmas cogió y lo ofreció a Diceópolis. El dinero recibe y con gran agradecimiento dijo <Oh más querido de los hombres> dijo <Ruego a los dioses que te den todo lo bueno así a tí siendo benévolo.> Así les parece a ellos correr al día siguiente hacia el Pireo y buscar un barco para navegar hacia Epidauro.

TEMA 12


HACIA EL PIREO (A)


Al día siguiente, tan pronto como llega el día, Diceópolis ordenó que todos se prepararan. Los demás cerca se prepararon, queriendo marchar lo más rápido posible, y al poco tiempo estaban preparados. El abuelo no quiso marchar pues era tan viejo que no podía mucho caminar. Melita habiendo caminado ayer el gran camino estaba muy cansada. Pareció a la madre dejarla en la casa junto al abuelo. Cuando estaban presentes los demás, Diceópolis habiendo guiado a ellos hacia el patio al altar se acercó y habiendo hecho una libación al dios rogó salvar a todos ellos que tanto camino hacen. Al abuelo y a Melita habiendo dicho adiós partieron y al poco tiempo hacia las puertas de la ciudad habiendo llegado tomaron el camino hacia el puerto . El camino era recto habiendo llevado través de la gran muralla. Estaban muchos hombres, muchos carros, también muchas mulas llevando carga o hacia la ciudad o desde la ciudad hacia el puerto. Diceópolis se apresura por la multitud queriendo llegar lo más rápido posible. Filipo aunque cogido de la mano del padre tropezó y hacia la tierra cayó.
La madre habiendo gritado "Oh, niño malo" dijo "¿Qué sufriste?" y corriendo lo levantó. Nada malo habiendo sufrido "No te preocupes madre" dijo "pues aunque habiendo caído estoy bien". La madre está todavía preocupada y examina al niño.
Mientras todos esperan dudando que es necesario hacer, se acercó un hombre guiando un carro. Habiendo visto a ellos en el camino esperando y dudando, a la mula paró "decidme a mi, ¿qué sufrís?, amigos" dijo "¿Por qué así esperáis? ¿El niño sufrió algún mal?" Ellos todo dijeron, él, "Ven aquí niño y sube sobre el carro. También tú mujer si al marido le parece,sube!" También yo hacia el puerto me dirijo. Aceptaron la palabra y dirigiéndose al poco tiempo al puerto llegaron.

HACIA EL PIREO (B)


En el puerto muchísimo tumulto, muchísimo ruido había. Por todas partes los hombres iban deprisa. Los capitanes llamaban a los marineros ordenándoles que saquen la carga de las naves. Los comerciantes gritaban mucho recibiendo la carga y hacia los carros llevando dentro. Otros el ganado habiendo sacado, conducían por el camino. Diceópolis viéndolo todo dudaba qué es necesario hacer y d-onde es necesario buscar una nave que vaya a navegar hacia Epidauro. Muchísimas naves vio acercándose al espigón. Finalmente todos sentados en un barril buscan el vino.
Mientras que bebían vino, se acercó algún marinero viejo y dijo "¿Quiénes sois, amigos, y qué queriendo estáis aquí? Me parece que siendo agricultores dudáis. Decidme que sufrís". Diceópolis habiendo explicado todo dijo: "¿Sabes si está presente una nave que vaya a navegar a Epidauro?" Él: "Por supuesto" dijo. "Pues mi nave va a navegar hacia allí. Seguidme junto al capitán. Pero venga el mismo capitán está presente, acercándose en el momento oportuno. Y habiendo hablado así los condujo hacia un joven saliendo entonces de una nave.
Diceópolis habiéndose acercado quiere preguntar a él si quiere acompañarlos a ellos hacia Epidauro. Él:" Por supuesto, quiero a vosotros acompañaros hacia allí. Pero embarcad rápido. Pues vamos a navegar pronto. Diceópolis"Por cuanto? Por 5 dragmas" Él. Diceópolis:" Pero pides demasiado, yo quiero darte 2 dragmas. Él: "De ninguna manera, 4 pido". Diceópolis; "Mira, 3 dragmas pues no puedo ofrecerte más. Él: "Sea, dame el dinero y embarcad rápidamente."
Diceópolis dio dinero al capitán y a la mujer y al hermano dijo adiós. Mirrina habiendo llorado al niño dijo" Cuida bien al niño , oh amado marido, y corre lo más rápido posible en volver a casa. Tú, oh queridísimo hijo, no te preocupes y con la ayuda de Dios en poco tiempo volverás con los ojos sanos." Así, habiendo dicho se giró. Él hermano la guió a Atenas llorando.