Bien estructurado, quizás demasiado resumido. Sólo falta un poco de diseño y mencionar fuentes (Texto e imágenes)

DOMUS ROMANA.

Las domus eran las viviendas de las familias de un cierto nivel económico, cuyo cabeza de familia llevaba el título de dominus.
Las medidas de una caseucha de gran tamaño podían llegar a 120 metros de largo por 30 metros de ancho. El modelo habitual constaba de una sola planta. A la entrada de la casa había una puerta vigilada por un esclavo portero. Esta puerta no daba directamente a la calle, sino que se encontraba al medio de un vestíbulo, de reducidas proporciones. Tras acceder a la casa por el vestíbulo se llegaba, al atrio, elemento característico de la domus, un patio cubierto y con una abertura central por la que entraba el agua de lluvia. El atrio constituía el centro de la vida doméstica, en él se exhibían las estatuas de los antepasado y se hacían ofrendas a los dioses protectores de la domus. También tenía lugar en el atrio la bienvenida de los clientes vinculados al dueño de la casa. La sala anexa al atrio fue inicialmente la pieza donde dormía el dueño de la casa, pero se terminó convirtiendo en su despacho, lo que incluía la función de archivo. El triclinio era la estancia donde se celebraba la cena. Las cubículas servían de dormitorios. Otras estancias eran la cocina y los baños con o sin termas depende totalmente de la economía familiar. También existían bodegas subterráneas.
Domus_romana.png















INSULAE.
Las insulae eran bloques de viviendas, normalmente en régimen de alquiler, de varios pisos en el periodo imperial romano. Eran utilizadas por los ciudadanos que no podían permitirse tener viviendas particulares (domus).
En la parte inferior se instalaban tiendas y talleres. Las insulae se construían de ladrillo y argamasa, similares a los edificios de apartamentos actuales.
Hay dos tipos de insulae:
Primer tipo: en el que se sitúan tiendas y talleres en la planta baja. En el entresuelo se disponían los alojamientos para los trabajadores de estos negocios y las plantas superiores se dividían en apartamentos.
Segundo tipo: en la planta baja en lugar de tiendas y talleres se disponían las viviendas en torno a un jardín o a un pasillo.


La mayoría de estos edificios no eran seguros, ya que por el caro material de aquella época se construían con materiales más primitivos y podían provocar derrumbamientos o se podían arder fácilmente ya que en las casas romanas el fuego se encendía dentro.




insulae_8348.jpginsulae_dibujo_01.jpg




VILLAE.
La villa romana originalmente era una morada rural cuyas edificaciones formaban el centro de una propiedad agrícola en Roma Antigua. Constituyen uno de los ejemplos más notables de edificación romana, para entenderlo mejor, era una casa situada en la periferia de las ciudades, podían estar dedicadas al recreo o bien para cuestionar una explotación agrícola o ganadera en cuyo caso se denomina ‘villa rústica’. Sus orígenes remontan de las villas griegas del siglo V a.C. Podían consistir en pequeñas haciendas dependientes de trabajo familiar o en cambio con trabajadores, esclavos y siervos.

Hay varios tipos de villas romanas:

-La villa suburbanae (urbanas): Residencia de la aristocracia romana, tiene su origen el palacio helenístico.
-La villa rústica, aunque no solía ser tan lujosa como la villa urbana, guardaba muchas semejanzas. No obstante, al estar dedicada fundamentalmente a la explotación agropecuaria, tenía una serie de características o elementos particulares, como son la casa del vilicus, o encargado de la explotación, diferentes edificios para el ganado y las herramientas, pajares, graneros, caballerizas, bodegas, almacenes, huertos, etc.

Solía contar, además, con un edificio reservado al dueño de la finca para el caso de que quisiera pasar alguna temporada en el campo.
-Las villas imperiales: Son edificaciones donde residía el emperador, por ello están bien protegidas y su grandiosidad y exquisita decoración dan muestras del poder.

external image casa+romana+3D.jpg]


EL VESTIDO ROMANO.
MASCULINO
La ropa interior se llamaba en general “indumenta” y generalmente era de lino. El subligar o subligaculum era como unos calzoncillos utilizado en tiempo antiguos, pero que en época clásica quedó limitado a los obreros. La subucula era una túnica interior con la que los romanos incluso dormían

La ropa exterior se llamaba “amictus”. A veces, llevaban otra túnica interior, denominada subúcula, equivalente a nuestra camisa, y la superior solía ceñirse con un cinturon llamado cingulum o cintus, cerrado con broche o un pasador
El vestido de gala y ceremonia era la “toga”. No podían llevarla ni los extranjeros ni quien había perdido el derecho de ciudadanía.
En un principio la toga se llevaba sobre la piel, excepto un paño alrededor de la cintura. Después se llevaría al modo del estilo griego. Finalmente la túnica pasó a ser el vestido único de la vida diaria quedando la toga reservada para los magistrados y para grandes solemnidades, a modo de vestuario de lujo. La túnica larga distinguía a los grandes ciudadanos llegando a los pies (“tunica talaris”).Los altos magistrados llevaban la “toga praetexta”, que tenía un borde púrpura.
Hay diferentes tipos de toga:
-La toga pura, de un solo color, blanco o crema que llevaba cualquier ciudadano
-La toga pretexta con una franja de color púrpura de diferente anchura y que llevarían magistrados, niños y niñas de menos de 16
-La toga candida que era totalmente blanca y era para los candidatos a las magistraturas
-La toga pulla de tono marrón, negro o gris, propia del luto
-La toga picta que era de color púrpura y decorada con oro, que llevaban los generales en los triunfos
-La toga trabea de diferentes colores con franjas púrpuras, dedicada a sacerdotes.



external image legvestidostogasd01.gif




FEMENINO


La mujer vestía una túnica (stola) que solía llegar hasta el suelo, con o sin mangas dependiendo del tiempo. Debajo de la túnica solían llevar una blusa sin mangas. Generalmente se cubría con un manto rectangular (palla) sujeto sobre el hombro izquierdo con un broche o fíbula. El manto se pasaba por la espalda bajo el brazo diestro y se sujetaba en el izquierdo.

La ropa interior no era habitual, algunas mujeres llevaban un sujetador (strophium) que era una suave cinta de cuero atado bajo los pechos.

El tejido más común era la lana, pero más tarde se comenzó a cultivar el lino. El algodón y la seda eran importados desde la India y China por lo que era un poco inaccesible a la mayoría. Utilizaban túnicas de colores vivos.

MUJER.gif




CALZADO ROMANO.
El zapato más común era la sandalia, que se ataba con correas pero también se usaba el calceus que era un tipo de zapato que llevaban los senadores y el campagnus o bota lo usaban los nobles.
Las sandalias se hacían con una sola pieza de cuero que tenía clavos en la suela y eran generalmente de madera.
SANDALIA.jpgexternal image images?q=tbn:ANd9GcQCU6rK_Wre9FGqA5bLK4Fx3hUX4VhAw8dDMkeaRwy_2yt74jmZ


COSMÉTICOS Y PEINADOS FEMENINOS.
Fueron muy importantes para la mujer de la sociedad romana. En los mercados se vendían cremas, perfumes y ungüentos en frasquitos de cerámica, alabastro o cristal. Ya usaban el carmín para resaltar los labios y obtenían de un líquen ocre (ficus) o de ciertos moluscos. Los ojos los perfilaban con una mezcla de hollín y polvo de antimonio, que también servía para marcar las cejas. Para el rostro mezclaban lanolina de lana de oveja sin desengrasar. Las mujeres en esta época se cogían el pelo de diversas formas, como por ejemplo con trenzas cruzadas y moños y usaban pelos postizos.

descarga (2).jpg

Los hombres, a principios del siglo I, lo más frecuente era llevar el rostro afeitado por completo.
Hasta el siglo II el peinado más extendido era raparse o llevar el pelo muy corto, echándolo hacia delante, con más o menos estilo, se llevaba muy rasurada la barba.